Kumiko tea house

iceland-143

Islandia es un pais con paisajes hermosos y gran calma, y viajar por sus tierras te da muchas lecciones, tanto buenas como malas. Es un pais poco poblado y lleno de tierras solitarias, un lugar donde el costo de vida es muy caro, y más el costo de todos los productos. La sencilla razón a esto es que todo lo tienen que importar, debido a sus ciclos de luz y obscuridad tan extremos, y esto lleva a que la gente también sea un poco rara.

El servicio y la gente es fria y respetuosa, y me encontré desconsertada muchas veces al entrar a los restaurantes y esperar mucho tiempo a un mesero que no llegaba, porque eres tú el que se tiene que acercar a pedir lo que deseas. No es una regla, pero me tocó muy frecuentemente. Uno de estos lugares fue esta casa de té que se llama Kumiko. Un lugar con decoraciòn interesante, al estilo ánime y pastelería muy bonita.

Este es, podría decir, la única casa de té que encontré, y tienes que caminar una distancia considerable para llegar aquí, dependiendo donde te hospedes. Tienen una variedad considerable de tés verdes japoneses, algunas tisanas y una cosita perdida por ahí, que se podría considerar especialidad de la región, cosa que tenía que probar, a diferencia de sus postres que se veían demasiado dulces para mi gusto.

Elegí un té que sabe a, curioso si les digo, neblina, y musgo, pero un poco dulce. Era una sensación agradable y reconfortante para esos momentos de mucho frìo y viento, y el lugar te invita a pasar un buen rato ahí. Algo que puede ir súper bien si vas acompañado, es su servicio especial de la hora del tè, con pequeños bocadillos muy ingléses.

Yo podría decir que , para ser el casí el único lugar especializado en té, está bien. Sin embargo, creo que la especialidad de este lugar es la reposterìa, con cositas que cualquier niño morirìa de probar.

Un detalle agradable es como te sirven el té, que es en un bowl tìpico para hacer matcha y te dan una galleta que combina bien con el té, porque no es demasiado dulce. Mi té se sentía fresco y bueno para la digestión. Me hubiera gustado probar un gyokuro, pero el tiempo se me acababa.

Es una buena opción si visitan este país y si van con niños, este lugar debe ser una locura, ya que si tienen suerte, puedan estar en el momento en que estén trabajando en la decoraciòn de algún pastel, y pueden ver todo el proceso.

iceland-144

Kumiko tea house

Té en Japón

 

kyoto-30

Hace unas semanas regresé a un lugar que me dejó enamorada, que es Japón. Fui hace 6 años y me encantaría tener la habilidad para expresarme en palabras de la manera en que este país se merece, pero mi lenguaje es otro 😛

Cuando empiezas a estudiar sobre té, se habla mucho del té verde japonés y del matcha, así que fui con la idea de probar todo lo que me encontrara; por ir a una de las potencias del té las expectativas eran altas. Pero la realidad es una muy diferente.

te-10

 

Me encontré en un país donde el té está en segundo lugar, por debajo del café (por extraño que esto parezca); y aunque sí encuentras mucho té, las maneras en que lo viven son a través de la comida y de los tés embotellados, lo cual me dejó un poco triste. Hoy en día corremos todo el tiempo, y la población allá prefiere comprar té de una máquina que tomarse 5 minutos para tomar algo de mucha más calidad.

Hace unos años, aunque no me encantaba el té, si recuerdo que en todos lados te lo daban al llegar, sin preguntarte; ahora llegas y en muchos, el té es una opción que puede venir en bolsita, e incluso puede que no sea verde sino una tisana, (me llegó a tocar té Lipton).

imag1173

Tampoco quier decir que no probé cosas interesantes o  que no me dejaron pensando un buen rato, pero el error fue llevarme por la apariencia de lo que se llega a leer, y esto me sirvió mucho para abrirme los ojos y entender que nuestra tarea es mucho mayor. El té se vive muy diferente en todos los países, y esto es fantástico, pero las tradiciones mutan constantemente y siempre es bueno entender hacia adonde queremos llevarlas y las consecuencias de esto.

te-17

Té en Japón