Té de sakura salada.

TEASHOP-28

Cuando un amante del té se va de vacaciones, es común que quieres comprar todo lo referente al té, y más si es desconocido. Y por eso compré este té de flor de sakura con sal. Cuando leí que venia con sal para conservar la flor, y la instrucción era quitarle la sal para prepararlo, se me hizo de lo más fácil.

Al abrirlo, se ve de lo más bonito, pero obviamente está lleno de sal. Mi pensamiento fue, para quitarle la sal fue, solo enjuagarlo, no hay otra forma. Enjuagamos las hojas y flores y preparamos el té de manera normal como cualquier otro té.

El color del licor es es de un rosa/rojo muy bonito, y el olor es de flores de sakura con un poquito salado, y mi cabeza quiso engañarme para esconder ese olor salado. Esperaba mucho de este té, que fuera grandioso como el de jazmín u otros de flores, pero al llegar a mi boca, fue como tragar agua de mar. En ese momento me deprimí un poco y me quedé por unos segundos mirando el cuenco sin poder darle otro trago. Obviamente tiré esa primera infusión y me preparé otra, esperando que la sal desapareciera, lo cual no pasó. Si sabía menos salado, pero no era un sabor agradable.

Fui directo a google para averiguar la correcta preparación de esté té, y resulta que no solo es para té, se puede usar para acompañar al arroz, algunos postres y otros alimentos. Revisando algunos blogs, resulta que la mejor manera de prepararlo era haciendo una primera infusión de 5 minutos, cambiando las hojas a otro cuenco y hacer una segunda infusión (esta sería la buena) y esta la puedes combinar un poco con el licor de la primera infusión. Se supone que el sabor si debe ser salado, pero por más que intenté que me gustara, no pasó, supongo que puede ser de esos gustos adquiridos que nos hacemos.

Intenté hacer esto, pero tampoco fue de mi encanto, así que viví un poco mi tristeza y lo dejé ir. No creo volver a intentarlo, pero podría probarlo en algún lugar donde me aseguren que lo saben preparar, solo para quitarme la espinita del horrible sabor que me tocó.

Advertisements
Té de sakura salada.

Tazo®

tazo-1

No se porque, pero en varios hoteles de Estados Unidos, me he encontrado con esta marca como favorita para ofrecer té dentro de sus servicios de desayuno y buffets, obviamente tenía que probarlos. Llegué a probar dos y mi primer pensamiento fue “parecen los tés McCormick gringos”. Se me hizo un té que dejaba una sensación arenosa en boca y con un sabor nada agradable.

Obviamente no pude generalizar con solo una muestra… hasta AHORA. Porque tomé “prestados” de un hotel la variedad que tenían, dígase 5, para hacer una pequeña cata de sus tés de saquito, y aquí están mis conclusiones. Seguimos las instrucciones que decía cada sobre para prepararlos y el proceso lo pueden ver en un vídeo que les tenemos al final.

awake, english breakfast

Es una mezcla de tés negros y la preparación es a 100 grados por 5 minutos. Tiene notas amargas y maltosas con olores a frutos del tipo de las ciruelas y las pasas. También percibo ciertas notas de madera y humedad. Me dejó la boca seca y áspera. Para mí no pasó la prueba porque no lo siento balanceado.

earl grey

Es una mezcla de tés negros con escénica de bergamota, que es un cítrico. La preparación indica que la temperatura debe estar a 100 grados por 5 minutos. Desde el inicio desprende olores florales y cítricos como de limón, que proviene del olor a bergamota. Tiene ligeros sabores amargos y algo dulces, no muy balanceados. Los olores sobrepasan el sabor. Deja la boca seca. Para mí no pasó la prueba.

passion

Una tisana de flor de Jamaica, sabores tropicales naturales (sea lo que es signifique) ácido cítrico, regaliz, piel de naranja, canela, lemongrass, rosas y jugo extraído de alguna fruta no identificada. Las instrucciones son 100 grados por 5 minutos. Huele bien a fruta dulce, algo cítrico pero se identifica que es artificial… Y hasta aquí quedó la bonita experiencia porque es sabor es ácido a morir. Como si a un agua de Jamaica le hubieran puesto polvo de limón en lugar de azúcar. Es un sabor muy ácido que no lo hace nada disfrutable. Para mí este fue el más reprobado.

naranja

Nuestra segunda tisana del día, con lemongrass, hojas de zarzamoras, ácido cítrico, Rosa, hierba buena, piel de naranja, Jamaica, sabor natural, esencia natural de naranja, gengibre y regaliz. Se prepara a 100 grados por 5 minutos. Tiene un buen olor a naranja, pero es artificial. Buen balance de cítricos que no llega a ser molesto. Deja un poco seca la boca pero nada grave. Este si pasa la prueba, más si le ponen algún endulzante.

Decaf lotus blossom green

Mezcla de té verde previamente deslavado, con sabores naturales. Su preparación es 80 grados por 3 minutos. Tiene un sabor deslavado floral muy tenue, ligeramente dulce pero seguramente frío pueden incrementar esos sabores. No está mal pero le hace falta un poco más de amor. Pasa la prueba pero de panzaso.

En conclusión, yo solo recomendaría dos de cinco, pero no estaría mal que los probaran todos y nos digan que piensan. Y si llegan a probar otros, también díganos o manden una foto a nuestras redes sociales.

Y no dejen de ver nuestro vídeo, donde pueden ver cómo se va desenvolviendo un sobre en una taza y los colores que desprende.

Tazo®

La historia del té en México

mexico-03

Generalmente, cuando hablamos de té, pensamos en países de Asia o Londres, cositas ricas francesas o incluso el denso sabor de África, pero nunca pensamos en lo que México ha aportado al té.

Desde nuestros ancestros prehispánicos, la herbolaria es un recurso que ha estado presente para la brujería y la medicina, y hoy en día sigue presente en todas nuestras alacenas, porque nadie me puede negar que se han tomado un té de manzanilla cuando les duele el estómago, o un té de tila para calmar los nervios.

Existen muchas hierbas que hasta la fecha se siguen usando, aunque muchas de ellas tienes que encontrarlas en algunos mercados de brujería o con gente especializada en el tema, y prácticamente pueden curar de todo, y muchas de ellas pueden ser preparadas de la manera que más nos gusta, como infusión para extraerles todas sus propiedades y hacerlas una bebida interesante.

No existe una fecha exacta de cuando le empezamos a llamar té a estos brebajes mágicos y dejamos de tenerlos como algo sagrado, pero probablemente viene con la conquista, además de introducción de plantas como la manzanilla, tamarindo y la jamaica, que son básicas para nuestra vida cotidiana y las infusiones más populares que tomamos.

Y no podemos olvidar el rico ponche de frutas que cada navidad nos alegra el corazón con esa increíble extracción de tejocotes, manzana, caña y amor (que tampoco es una bebida mexicana, pero la adoptamos para no dejarla ir).

En conclusión, aunque no tenemos camelia sinensis, tenemos mucha experiencia en infusiones y, en mi experiencia, no hay agua de jamaica más rica que la de México.

La historia del té en México

Cómo preparar blend o tisana: seguimos aprendiendo.

blends-04

El método de preparación de un blend o tisana, define mucho de sus cualidades. Ya escribimos una guía básica de cómo preparar una buena taza de lo que les guste, pero todos tienen sus variantes.

En estos últimos meses nos hemos estado haciendo de muchos blends y tisanas (también tés, pero eso lo dejamos para otro escrito), y al no saber su metodología recomendada (no todos lo traen escrito), hemos tenido que desarrollar un sistema para sacarles lo mejor en la primer taza. Para eso, aquí les dejamos estos tips:

Las tisanas no tienen pierde: 3 gramos, 240ml de agua a 90°C, 4 minutos de maceración y listo, tendrán una taza bastante buena. Si les gusta más intenso, pueden probar aumentando el tiempo de maceración y/o aumentando la cantidad de tisana.

Los blends (té + agregados) los dividimos en dos categorias:

blends-04-05

La categoría 1 funciona bien de la siguiente manera: 3 gramos, 240ml de agua a 70°C, 2 minutos. Con esto es poco probable que destruyamos el té pero suficiente para extraer lo suficiente como para que sepa rico. Si les gusta más intenso recomiendo aumenten la cantidad de té, si aumentan la temperatura podrían empezar a extraer sabores amargos (más en el blanco y en el verde) que no son agradables.

La categoría 2 esta categoría perdona mucho el cómo lo preparen, pero nosotros lo hacemos así: 3 gramos, 240ml de agua a 85°C, 3.5 minutos. La mayoría de los tés que se usan para blend en esta categoría son bastante sutiles, poco complejos, así que esa temperatura que recomendamos sacará bastante de lo que pueden otorgar, pero no tanto como para generar una taza amarga. En mi opinión esta es la manera segura de preparar a estos tés combinados; para mi gusto suelo darle más tiempo a los puerh y menos tiempo a los oolong más oxidados, pero eso soy yo, ustedes experiementen.

Espero estos tips les sirvan. Recuerden que son una guía y no una ley. Ajusten siempre a su gusto y compartan con nosotros su experiencia 🙂

Cómo preparar blend o tisana: seguimos aprendiendo.

El té, según la RAE.

RAE-01

Este escrito empezó por un breviario cultural que se dió en la clase que tomamos. Estábamos hablando de la palabra que define el proceso de hacer té, en breve nos dijero que la acción de hacer una infusión (palabra que se definirá más adelante) no es infusionar, el verbo correcto es infundir, según la RAE.  También se habló de la maceración, que en el caso de la clase se dijo que no se aplica al té (no recuerdo la razón que me dieron). Esto último a mi me causó mucho conflicto por mi backround (producción de vino y cerveza, donde se manejan maceraciones), por esa razón decidí hacer esta investigación y análisis del tema.

Empecemos con las definiciones que tiene la RAE sobre el tema:

  • Té: 1. m. Arbusto del Extremo Oriente, de la familia de las Teáceas, que crece hasta cuatro metros de altura, con las hojas perennes, alternas, elípticas, puntiagudas, dentadas y coriáceas, de seis a ocho centímetros de largo y tres de ancho. Tiene flores blancas, axilares y con pedúnculo, y fruto capsular, globoso, con tres semillas negruzcas.
    2. m. Hoja de este arbusto, seca, arrollada y tostada ligeramente.
    3. m. Infusión de las hojas de este arbusto.
  • Infusión: 1. f. Acción y efecto de infundir.
    2. f. Bebida que se obtiene de diversos frutos o hierbas aromáticas, como té, café, manzanilla, etc., introduciéndolos en agua hirviendo.
    4. f. Acción de extraer de las sustancias orgánicas las partes solubles en agua, a una temperatura mayor que la del ambiente y menor que la del agua hirviendo.
  • Tisana: 1. f. Bebida medicinal que resulta del cocimiento ligero de una o varias hierbas y otros ingredientes en agua.
  • Macerar: 2. tr. Mantener sumergida alguna sustancia sólida en un líquido a la temperatura ambiente, con el fin de ablandarla o de extraer de ella las partes solubles.
  • Extracto: 2. m. Producto sólido o espeso obtenido por evaporación de un zumo o de una disolución de sustancias vegetales o animales. Extracto acuoso, alcohólico, etéreo.

Con estas definiciones en mente les dejo las siguientes notas:

  • Si un té se hace a temperatura ambiente se macera, no se infunde.
  • Si un té se hace en agua fría (no a temperatura ambiente), la RAE no lo define ni como macerar ni como infundir. Segun la RAE ¿cómo se le dice a ese proceso?
  • La RAE dice que una tisana puede contener té (el té se considera una bebida medicinal en culturas orientales). Dato contrario a la definición en el medio, donde una tisana carece 100% de camellia sinensis (té).
  • La RAE dice que un té puede verse, y pedirse, como una infusión siempre y cuando se especifique de qué será hecha.
  • Un té es un extracto, así que podemos pedir un extracto de té.
  • Según la RAE: una infusión, una tisana, un extracto y un té, pueden ser lo mismo.

La RAE no contempla definiciones de otros ámbitos o procesos, como la industria química y la de alimentos, donde la maceración se define como el proceso de extracción sólido-líquido. Esta extracción se puede hacer en frío (el vino pasa por estas maceraciones) o se puede hacer en caliente (la base para hacer cerveza). Según este conocimiento el proceso para extraer sabores y aromas de las hojas de camellia sinensis en agua a X temperatura ES una maceración. Yo creo que esta palabra nos evita muchas confusiones.

Si queremos ser muy “correctos” con la RAE y no queremos confundir a nadie con palabras como macerar, infundir o té, pero queremos hacerle un poco de burla, podemos decir que la producción de una taza con extracto de té (camellia sinensis) es: poner en contacto las hojas (procesadas) de camellia sinesis con agua a cierta temperatura (menor a la ebullición) por un determinado tiempo para extraer componentes aromáticos y gustativos.

La RAE es útil, a veces. Pero como ya lo escribí en otro post, el lenguaje coloquial es nuestra mejor alternativa para hablar de “té” aunque no sea la forma correcta.

Fuentes:

El té, según la RAE.

Guía para hacer una buena taza de té

¿Alguna vez les ha pasado que se hacen una taza de té y les sabe amargo a punto de intomable? Esto sucede porque el té proviene de una planta (camellia sinensis), todas las plantas en mayor o menor cantidad generan taninos, que son sustancias de sabor amargo las cuales le sirven a la planta como defensa. Los taninos son solubles en agua dependiendo de la temperatura y el tiempo de contacto. Así que la gracia de hacer una buena taza de té es extraer la mayor cantidad de aromas y sabores  pero generar la menor cantidad de sabor amargo y sensación astringente (sensación de sequedad en la boca). Para esto tenemos que considerar varios factores:

guia-01-01

La cantidad de té depende del tipo y del gusto de cada uno. Un buen rango para empezar a saber cómo nos gusta el té es el siguiente: por cada 120ml de agua, para sabores ligeros usen 1.0 gramos de té y para uno con sabor más intenso usen 3.0 gramos. Nosotros solemos empezar a hacer nuestras pruebas de té en 2.0 gramos por cada 120ml.

Agua

Lo recomendable es usar un agua suave no clorada. Puede ser de filtro o de botella. Siendo muy ñoños el agua “perfecta” para hacer té tiene que ser neutra, entre el 6.9 y 7.1 de pH, no clorada, no tener ningún aroma que la distinga, no debe ser agua destilada, la cantidad de minerales debe estar por debajo de los 120 mg totales y los sólidos disueltos debe estar por debajo de las 30 ppm (partes por millón).

Temperaturas y Tiempos

guia02-02-02

Todo lo aquí escrito son recomendaciones para tener un parámetro de donde empezar para hacernos una buena taza de té. Con tiempo y práctica uno puede modificar estas indicaciones a gusto personal.

Fuentes:

Guía para hacer una buena taza de té

Lo que creemos que pedimos

En México estamos acostumbrados a pedir agua caliente + hierba(s), el famoso “té” de manzanilla, menta o jamaica  no son un verdadero Té. Para entender la diferencia entre lo que sí es un Té y sus diferentes variaciones les explicamos cuál es la diferencia:

te tisana blend-01

Siendo puristas/snobs, el Té sólo es la infusión 100% de camellia sinensis y ningún adjunto más. Puede haber té verde, té amarillo, té pu-erh, té negro, té blanco, té oolong, cada uno con sus variantes y procesos que los caracterizan. Algunos piden un “té puro” cuando se refieren a esta categoría. Si piden un “té de manzanilla” lo que en realidad están pidiendo es una “Tisana de manzanilla”, o un “té” mexicano muy conocido, de color rojo y que típicamente se sirve en jarra, con azúcar, frío y en la fonda, el cual es mejor conocido como agua de jamaica.

Los Blend son una categoría que podría confundirse con algunas Tisanas porque el Blend puede ser Té (hojas de camellia sinensis en cualquiera de sus versiones) combinados con otras cosas (hierba, flor, raíz, fruto o semilla) en cualquier proporción. Algo así como fusionar el concepto de Tisana + Té, por ejemplo el “té con jazmín” o el “oolong con frambuesa” caerían en esta categoría (a la cual, traduciendo del inglés, serían Tés Herbales). También un Blend puede ser la combinación de varios Tés, uno famoso que posiblemente ni sabían que era Blend es el English Breakfast que ahora puede ser una combinación de Tés provenientes de India, Sri Lanka, Kenya, Malawi y China.

Si quieren ser un snob del té, seanlo, se vale. Pero si quieren convivir con la gente normal y  que no los vean con cara de “¡¿y a este morro(a) que le pasa?!” sigan pidiendo su “té” de manzanilla, al final, siempre se entiende lo que uno quiere.

Fuentes:

Lo que creemos que pedimos