Kumiko tea house

iceland-143

Islandia es un pais con paisajes hermosos y gran calma, y viajar por sus tierras te da muchas lecciones, tanto buenas como malas. Es un pais poco poblado y lleno de tierras solitarias, un lugar donde el costo de vida es muy caro, y más el costo de todos los productos. La sencilla razón a esto es que todo lo tienen que importar, debido a sus ciclos de luz y obscuridad tan extremos, y esto lleva a que la gente también sea un poco rara.

El servicio y la gente es fria y respetuosa, y me encontré desconsertada muchas veces al entrar a los restaurantes y esperar mucho tiempo a un mesero que no llegaba, porque eres tú el que se tiene que acercar a pedir lo que deseas. No es una regla, pero me tocó muy frecuentemente. Uno de estos lugares fue esta casa de té que se llama Kumiko. Un lugar con decoraciòn interesante, al estilo ánime y pastelería muy bonita.

Este es, podría decir, la única casa de té que encontré, y tienes que caminar una distancia considerable para llegar aquí, dependiendo donde te hospedes. Tienen una variedad considerable de tés verdes japoneses, algunas tisanas y una cosita perdida por ahí, que se podría considerar especialidad de la región, cosa que tenía que probar, a diferencia de sus postres que se veían demasiado dulces para mi gusto.

Elegí un té que sabe a, curioso si les digo, neblina, y musgo, pero un poco dulce. Era una sensación agradable y reconfortante para esos momentos de mucho frìo y viento, y el lugar te invita a pasar un buen rato ahí. Algo que puede ir súper bien si vas acompañado, es su servicio especial de la hora del tè, con pequeños bocadillos muy ingléses.

Yo podría decir que , para ser el casí el único lugar especializado en té, está bien. Sin embargo, creo que la especialidad de este lugar es la reposterìa, con cositas que cualquier niño morirìa de probar.

Un detalle agradable es como te sirven el té, que es en un bowl tìpico para hacer matcha y te dan una galleta que combina bien con el té, porque no es demasiado dulce. Mi té se sentía fresco y bueno para la digestión. Me hubiera gustado probar un gyokuro, pero el tiempo se me acababa.

Es una buena opción si visitan este país y si van con niños, este lugar debe ser una locura, ya que si tienen suerte, puedan estar en el momento en que estén trabajando en la decoraciòn de algún pastel, y pueden ver todo el proceso.

iceland-144

Advertisements
Kumiko tea house

Casa de té, Theodor

TEASHOP-23s

Como a veces llegamos a tener experiencias amargass con respecto al té, a veces llegamos a tener agradables sorpresas. Este es el caso de Theodor. Una casa de té en Polanco, que proviene de una marca francesa con una buena calidad de té y blends. Desde el ambiente hasta la atención es buena en este lugar. Ya he tenido la oportunidad de ir varias veces a este lugar y la calidad es muy buena, tanto en té puro como en tisanas o blends. Se siente un té elegante, tanto en su sabor ocmo en el ambiente.

Un plus que tiene este lugar es que puedes tomar tu té comodamente en las mesas que están afuera de la tienda o en unos cuartos increibles dentro de la tienda. Cada cuarto tiene una decoración diferente, pero todos siguiendo el mismo estilo, y puede ser increible para juntas de trabajo, reuniones entre amigas o alguna cita. No requieres recervación para usarlos, solo que se encuentren vacios.

Si están por esta zona, es un lugar que les recomiendo pasa para fin de semana y leer un buen libro o para una buena plática.

Casa de té, Theodor

Café Budapest Cukraszda

La semana pasada fui a este lugar al que ya había pasado, y que tiene una onda muy particular. Es como viajar a Europa del siglo XV, super atascado con muebles coloniales, pero que no por tener un estilo tan barroco, queda mal. Al contrario, se siente como que todo está ahi por una razón de ser.

TEASHOP-10

Es un espacio muy pequeño con una barra, 3 mesas adentro y otras 3 en el balcón, en plena zona de Polanco, frente al parque Lincoln. Hasta aquí vamos bien.

El servicio es cortés, y lo que más me encantó es el menú. Cuentan con una carta normal, de papel como cualquier otro lugar; pero lo que lo hace especial es la carta de tés (que siento que esa idea me la robaré de alguna manera). Nos llevaron 3 tazas gigantes llenas de tubos de ensayo grandes donde ponen los diferentes tés que tienen, con una etiqueta para ubicarlos, idea super práctica porque también puedes abrirlos y olerlos. Me encantó.

El té cumple, pero no lo siento sorprendente.Yo pedí un dragon well, si mal no recuerdo, y se sentía viejo. Esto puede ser como consecuencia de ser un lugar escondido y nadie sabe de él, pero tendría que ver el flujo en fin de semana para poder decir que esto es cierto.

En el post que leí de él, mencionana que el té proviene de Leticia Saénz, y eso me hizo mirar la fecha en que había sido publicado, que fue en 2012, y muchas cosas cambian en 5 años. No encontré alguna señal a la vista de que siguiera ella como provedora, pero que bueno que ya hay más opciones que hace 5 años.

Como experiencia está interesante, pero no les recomendaría pedir comida aquí, pedí un cheesecake y estaba seco. Tal vez lo bueno de este lugar es el café, pero me dejé guiar por estar en una lista de las mejores casas de té del DF, y tenía que probarlo. Lamento no tener más que decir de este lugar, pero no me inspiró mucho. Para mi, es un lugar de una sola visita.

Emilio Castelar 149
Polanco
México, DF

 

Café Budapest Cukraszda

Teavolve, Baltimore

baltimore-45

Esta semana nos tocó visitar una de las ciudades más al norte de Estados Unidos, conocida como Baltimore, muy cercano a Washington. Al tener uno de los puertos más importantes de Estados Unidos, van a estar rodeados de comida marina, y deben aprovecharlo porque es super fresco.

Baltimore no es un lugar muy amante del té, pero encontramos un pequeño restaurante donde venden té de hojas sueltas y tienen una gran variedad de tisanas y blends, Teavolve. El plus por el que se destaca es por hacer cocktelería con los tés, y en especial uno usando vino, a manera de sangría, y sus variedades de tés están  divididas por blancos, verdes, oolongs y negros.

Es un buen lugar para pasar el rato, y el servicio es bueno, pero me gustaría probar más cosas para dar una buena opinión de este lugar. De momento, no me enamoró y tal vez podría vivir sin regresar, aunque si consideramos que no tienen mucha competencia más que teavana, es un buen lugar para darle variedad.

baltimore-18

Teavolve, Baltimore

Ruta de la seda

seda (1 of 14)

El domingo fuimos a desayunar a Café Ruta de la Seda y aunque el café olía bastante bien, nosotros fuimos por el té.

Llegamos muy temprano (8:20am), ya que me habían dicho que se llena los fines de semana. Nos entregaron el menú y obviamente dimos un brinco a la selección de té: tiene varias cosas interesantes, pero la que más nos llamó la atención fue la sección de “tés verdes de origen”.

Algo que me gusta hacer cuando voy a un lugar nuevo de té es pedir algún que ya conozco (generalmente un té verde clásico, Sencha, Dragon Well o algo por el estilo; para mi es la forma más clara de saber como tratan al té) y algo nuevo. Así que para quitarnos el frío (el día estaba nublado y medio lluvioso) pedimos un Gyokuro y un Ilam Artesanal (té semi-fermentado de Nepal). El gyokuro estaba super bien preparado, buena concentración, buena temperatura, el té de buena calidad, todo super bien. El Ilam fue una grata sorpresa, un té complejo pero delicado, muy aromático, algo diferente y muy interesante.

De desayunar pedimos un omelette de espinacas y un croque madame. El gyokuro se llevó super bien con el omelette y el Ilam acompañó de manera muy agradable al croque madame. Está de más decir que ambos platillos estaban deliciosos.

Terminamos con lo salado y nos quedó un pequeño espacio para algo dulce. Pedimos una concha con matcha. Estaba rica, pero creo que le sobraba un poco de dulce o le faltaba un poco de matcha. Repito: era una buena concha, pero nos quedó a deber un poquito en la parte del té.

La impresión general de Café Ruta de la Seda: un lugar que tiene una cocina muy buena, una repostería interesante y una excelente selección de tés. El servicio es lento, pero no desesperen, vale la pena la espera. Les recomendamos ir más de una vez. Nosotros seguro volveremos.

Ruta de la seda

Dartealing Lounge

sanfrancisco-295

¿Recuerdan esos momentos cuando te quedabas en casa de tu abuela y la sensación de que no debías de tocar nada porque se podía romper? ¿Recuerdan esos momentos cuando tenían que sentarse derechos y portarse correctamente mientras sus abuelas los consentian con toda la comida que les gustaba? Pues todo eso y más lo pueden revivir en Dartealing Lounge.

Este espacio tiene una decoración muy peculiar pero que de alguna manera se siente acogedora. Es súper recomendable ir con mucho tiempo disponible, y temprano, ya que el espacio es pequeño, suelen ir mesas muy grandes, eso hace que el servicio puede ser lento sumado a que los servicios que dán son muy laboriosos y detallados. Si llegan y está lleno, vale la pena esperar; el té seimpre te lo llevan rápido.

Este lugar cuenta con una variedad recomendable de tisanas y blends que acompañan perfectamente la comida, que van desde cosas dulces hasta saladas, y pueden dar servicio a grupos relativamente grandes, para que esas reuniones a tomar el café resulten diferentes y amenas.

Como podrán notar en las fotos, el servicio es muy Ingles; hermosas piramides de comida en charolas lindas, todo en pequeñas porciones, para que uno consuma moderadamente (como se suponía pasaba en esa época con la alcurnia inglesa). Uno puede hacer su propia piramide de comida o puedes pedir servicios ya diseñados con sabores más homogeneos. Nosotros pedimos el servicio “ingles”, pero también había opciones más orientales en el perfil de sabores de la comida (de hecho el lugar se caracteriza por tener aromas de especias de curry).

Dartealing Lounge es un buen lugar para hacer una pequeña parada en su tour por San Francisco, disfrutar de algunos bocadillos, una buena taza de té y seguir adelante.

sanfrancisco-306 copy

Dartealing Lounge

Imperial Tea Court

sanfrancisco-342s

No le hagan el feo a esta tienda que está ubicada en plena terminal del ferry, en San Francisco, ya que la experiencia que viven aquí es algo que no van a vivir en otras casas de té.

Debemos empezar diciendo que no es solo un lugar para tomar té, pueden ir a comer también, y si lo hacen, les recomendamos los dumplings de camarón con jazmín y los que tienen cerdo, una completa delicia!!! Aunque no pudimos probar más comida, vimos a mucha gente comiendo sopas y cosas cosas que se veían increíbles.

El servicio del té lo llevan en unos gaiwanes y una tetera con agua caliente, donde el chiste es tomar directamente del gaiwan y rellenarlo con agua caliente las veces que sean necesarias. Esto me pareció interesante, pero raro al mismo tiempo, porque la idea de dejar demasiado tiempo el té en contacto con el agua lo puede amargar y hacerlo desagradable; no se si es porque la cantidad de agua era muy poca o los gaiwanes son mágicos, pero nunca supo desagradable el té. Usar gaiwan tiene su truco para no quemarte.

Tienes varios tés puros y algunos blends del cual probamos un blanco aromatizado con crisantemos reales, que era más que elegante y hermoso, y un pu-erh mucho más dulce que torroso, en palabras de Cohen “estaba chido”, y no podían faltar los blossom teas, que son aquellos tés que florecen y dan un bonito espectáculos. Todos estos tés estaban a la venta, por si alguno te lo querías llevar a tu casa, como nosotros hicimos con el té blanco 😀

Es un gran lugar, aunque tengo que decir que nos pasó algo curioso, y es que al llevar una hora aproximadamente en el lugar, nos llevaron la cuenta sin pedirla; me sentí un poco molesta al principio pero luego me di cuenta que las mesas a mi alrededor también la tenían, así que no hicimos más que pagar e irnos, confundidos un poco porque pensamos que iban a cerrar, para después ver que llegaban más gente y se les atendía como si nada.

Así que ya saben que es una especie de “comida rápida”, pero no se lo pueden perder.

sanfrancisco-349s

Imperial Tea Court