Alessa

3O6A9152-2

De pura casualidad me encontré con esta marca en un evento al que fui y, como nunca me niego a probar nuevas marcas, decidí tomar todos las variedades diferentes y probar cada una, y estaba más que emocionada por probar, lo que para ellos es un té gourmet (para ser francos, ya todos se consideran té gourmet).

Al buscar información de ellos, no encontré más que su cuenta de facebook y twitter, donde la información que ponen es la misma en ambas cuentas, y no hay más que imágenes de sus productos y algunas de stock con frases en tono “positivo” que no da más información.

Así que, sin más, vamos directo a la degustación de cada uno. Tuve la oportunidad de probar 5 diferentes variedades, y aquí les va que me parecieron.

Double Green Tea

En la envoltura podemos ver que tiene té verde chino y japones, aunque el que predomina es el té chino, con olores a madera, ahumado y un toque dulce. En boca resulta muy astringente y tiene un ligero sabor dulce, que nada tiene que ver con el té, sino más bien a la stevia que le agregan y esto le da una sensación artificial de dulzura. Al probarlo frío, se le van las notas de té verde y solo sabe dulce, perdiendo muchas de las notas que tenía cuando estaba caliente.

 

Pink Lemon Blast

Una mezcla completamente ácida por todos los cítricos que tiene y que trata de balancear con stevia, no de la mejor manera. En nariz, es predominante el olor a limón y algo como jabonoso, tal vez podría ser como esos aromas del limón en polvo. Si alguna vez han probado algún refresco color rojo, este té te puede dar un poco esa sensación con mucho sabor a limón. También tiene esa acidez de la jamaica natural y por ahí algo cítrico. Al probarlo frío, resalta la jamaica y sabores cítricos, pero se vuelve muy astringente.

Mango Green Tea Chai

Voy a empezar transcribiendo todos los ingredientes: té verde, canela, jengibre, cardamomo, nuez moscada, trozos de mango, clavo, stevia. Y voy a terminar diciendo que es la peor mezcla.

Refreshing Triple Mint

Si tuviera que describirlo con un solo concepto, diría “sabe a chicle”. Las notas en nariz son frescas y en boca, te llena completamente la boca a menta, dejando una sensación fresca. Casualmente, en la envoltura de este no ponen los ingredientes, así que me gustaría saber a que se refieren con lo triple de su nombre. Al enfriarse, siguen los mismos sabores y sigue esa sensación fresta. No hay notas de nada más y no resulta de ninguna forma complejo.

Cinnamon Apple Chai

Una alerta para aquellos que no gustan del Rooibos, porque lo van a odiar. En nariz tiene muchas notas de canela y manzana, y a pesar de que todo se percibe como artificial, no huele mal la combinación. De sabor, la canela y el roobios  ganan a todos los sabores, y el sabor es muy artificial. Frío se vuelve dulce, pero se pierden muchas notas que tenia cuando estaba caliente.

Conclusiones

Si lo calificamos tomando en cuenta todas las marcas de té de sobre que podemos encontrar en México, podríamos decir que no está tan mal, pero no es la más sabrosa. Poniéndolo en una balanza, si tenemos este o un té de La Pastora, obvio diría que elijan este, pero si está junto a Twinnings, este perdería la batalla.

Pruébenlo y esperamos sus comentarios.

Advertisements
Alessa

Té de sakura salada.

TEASHOP-28

Cuando un amante del té se va de vacaciones, es común que quieres comprar todo lo referente al té, y más si es desconocido. Y por eso compré este té de flor de sakura con sal. Cuando leí que venia con sal para conservar la flor, y la instrucción era quitarle la sal para prepararlo, se me hizo de lo más fácil.

Al abrirlo, se ve de lo más bonito, pero obviamente está lleno de sal. Mi pensamiento fue, para quitarle la sal fue, solo enjuagarlo, no hay otra forma. Enjuagamos las hojas y flores y preparamos el té de manera normal como cualquier otro té.

El color del licor es es de un rosa/rojo muy bonito, y el olor es de flores de sakura con un poquito salado, y mi cabeza quiso engañarme para esconder ese olor salado. Esperaba mucho de este té, que fuera grandioso como el de jazmín u otros de flores, pero al llegar a mi boca, fue como tragar agua de mar. En ese momento me deprimí un poco y me quedé por unos segundos mirando el cuenco sin poder darle otro trago. Obviamente tiré esa primera infusión y me preparé otra, esperando que la sal desapareciera, lo cual no pasó. Si sabía menos salado, pero no era un sabor agradable.

Fui directo a google para averiguar la correcta preparación de esté té, y resulta que no solo es para té, se puede usar para acompañar al arroz, algunos postres y otros alimentos. Revisando algunos blogs, resulta que la mejor manera de prepararlo era haciendo una primera infusión de 5 minutos, cambiando las hojas a otro cuenco y hacer una segunda infusión (esta sería la buena) y esta la puedes combinar un poco con el licor de la primera infusión. Se supone que el sabor si debe ser salado, pero por más que intenté que me gustara, no pasó, supongo que puede ser de esos gustos adquiridos que nos hacemos.

Intenté hacer esto, pero tampoco fue de mi encanto, así que viví un poco mi tristeza y lo dejé ir. No creo volver a intentarlo, pero podría probarlo en algún lugar donde me aseguren que lo saben preparar, solo para quitarme la espinita del horrible sabor que me tocó.

Té de sakura salada.

Matcha 2

te-20

Ya alguna vez hablamos de esta bebida característica de Japón, y hoy tenemos que retomarlo porque la experiencia de probarlo en su país, fue algo inesperado.

Yo se que todos hemos probado marcha y estamos acostumbrados a ese sabor suave, dulce a pesar de sus sabores verdes de planta y su textura, pero nada me preparó para los sabores de pescado y alga que me iba a encontrar.

Como ya sabemos, el matcha proviene de pulverizar el té verde en unas piedras que se mantienen girando, así que suena lógico que si ocupan sencha, y el sencha tiene sabor marinos, el matcha debe tener esto mismo, no se como no lo había entendido antes. Y esto es porque nos tienen mal acostumbrados a ponerle otros elementos al té como leche o azúcar o los postres, sin contar con el tiempo que le toma al té llegar a tu mesa, que pueden ser meses.

La primera vez me tomó desprevenida este sabor, y como pensé que estaba mal, lo seguí buscando, hasta que al llegar al décimo, me di cuenta que la que estaba mal era yo y que el matcha no solo tiene un sabor, puede tener muchas variantes, dependiendo de la materia prima con la que lo hicieron, así que no hay un sabor matcha único. Fue enriquecedor probarlo y a la vez me arruinó la vida, porque como todas las especializaciones, cuando llegas a los verdaderos sabores, dejas de conformarte.

Un poquito más de información por aquí.

 

Matcha 2

EmboTÉllados

La semana pasada empecé con una serie de posts que habla un poco de mi experiencia en Japón y hoy seguimos con, lo que para mi, fue un pequeño estudio de la calidad y sabores de la presentación más común en Japón para el té.

Al no encontrar tés de hoja suelta casi en ningún lado, decidí no pelear más y dejarme fluir comprando la mayor cantidad de tés fríos que pude, para ver la oferta sin juzgar el si está bien o mal que la mayor parte de té que toman, viene de un embace de plástico.

embotellados-1

Esté fue el té que me recibió, se llama Namacha de una de las marcas más grandes en Japón, no solo de té, que se llama Kirin. A primera vista, es uno de los tés más elegantes que te encuentras, y de los que más publicidad encuentras en la calle. El sabor es dulce, pero de manera natural, ya que ningún té tiene endulzante agregado, y es suave en paladar. Tiene ese sabor de algas y sabores marinos, muy común en los tés verdes japoneses.

embotellados-2

Este fue un té que odié de principio a fin, Ito En Tea. Para mi fue muy amargo, y como su etiqueta muestra, tiene un sabor a flores, que tal vez son cerezos, pero el sabor que tiene es demasiado amargo que no lo hace disfrutable porque sabe a flores viejas. Y conforme pasa el tiempo y se va adecuando a la temperatura del ambiente, fue peor.  Probablemente debí darle una segunda oportunidad, para ver la consistencia del sabor.

embotellados-4

Fuimos viajando al norte de Japón, a la isla de Hokkaido, de donde es esté té Urara. Tiene un gusto cremoso y ligero, comparable con aquellos que te dejan el gusto a hojicha. No es un sabor amargo, pero si es curioso, a pesar de que al principio tiene algo dulce. Probablemente tiene ese sabor fuerte porque los platillos de esta región son más grasosos y carnicos, ya que encontramos que comen mucha res, cerdo y pollo, así que en combinación con esto, puede traernos un buen balance.

embotellados-6

Así como en México existen los Seven Eleven (originario de Japón) y los Oxxos, allá tienen otros como Sunkus o Lawson y es muy común que cada uno genere sus propios productos, para distinguirse. Y este último produce este té verde, del que no encontré nombre más que es de Lawson Select. Si yo viviera en Japón, este sería el que tomaría. Encontré un buen balance entre dulce y amargo con toques de madera y una pequeña sensación a alga al final de cada trago.

embotellados-13

Y de esta misma línea, me encontré este té de Jazmín, que se defiende bastante bien pero siento que le agregaron algún endulzando que no es propio de la flor, o tal vez solo es el sabor artificial de la flor.

embotellados-8

Este té fue una gran sorpresa porque no esperaba encontrarme un Oolong. Suntory Oolgon Tea es una un té super elegante, para ser de botella, y entendí por qué se enorgullecen en ser el número uno, aunque la competencia no es mucha 😛 Es un té con mucho carácter muy bien balanceado, con tonos de madera y algo de tostado, pero dulce al final. Recomendable 100%

embotellados-10

embotellados-11

Este fue otro de los tés que detesté. Kyoto Miyama Spreing Green Tea, que no compré precisamente en Kyoto, pero si muy cerca de ahí en Osaka. Muy ligero y sin sabores interesantes que rescatar. No se si es porque la lata le quita algo, pero no me encantó esta presentación.

embotellados-12

Té verde de TabiSabo, del distrito de Shizouka que le dio una gran contradicción a mi boca entre dulce y amargo con algo incidido, así como suena 😛 Conforme fue llegando a temperatura ambiente, fueron dominando los sabores de madera, ramas y bosque.

embotellados-15

Este fue una pesadilla para mi, pero probablemente no está mal, solo son sabores que no me agradan. Suntory Tokucha Caffeine Zero (FOCHU) es una mezcla de 10 ingredientes como cebada, arroz integral, soya, shitake, entre otros, que tiene un sabor super fuerte y a pesar de que no tiene cafeína, te da algunos efectos secundarios de ella, como darte energía o un poco de ansiedad. Lo venden como una bebida para ayudarte a bajar de peso, incluso como un buen complemento para después de hacer ejercicio.

embotellados-17

Ayataka es una marca propiedad de Coca Cola encontrado en Japón y Singapur, se dedica a hacer té verde frio y así es como nos encontramos este té. Demasiado astringente para mi gusto, con sabores a madera y bosque seco que no fue completamente de mi agrado pero es de los pocos que encuentras en todos lados.

embotellados-19

Nuestro último amigo es Jūrokucha, que es destacado como producto saludable por que está hecho de 16 materias primas como arroz, cemillas, hojas y frutos. Es un blend cumplidor de un sabor agradable, pero se siente cargado de cafeina, aunque venden su versión descafeinada y una buena opción para los diabéticos. Y cómo extra, me lo vendieron con una fundita para la botella, que me pareció adorable.

embotellados-22

Así fue mi travesía por los tés embotellados, desde los encantadores, las buenas sorpresas y los horrendos. Obvio esto es subjetivo, así que si ustedes tienen alguna sugerencia o comentario, nos gustaría oirlo.

EmboTÉllados

Té en Japón

 

kyoto-30

Hace unas semanas regresé a un lugar que me dejó enamorada, que es Japón. Fui hace 6 años y me encantaría tener la habilidad para expresarme en palabras de la manera en que este país se merece, pero mi lenguaje es otro 😛

Cuando empiezas a estudiar sobre té, se habla mucho del té verde japonés y del matcha, así que fui con la idea de probar todo lo que me encontrara; por ir a una de las potencias del té las expectativas eran altas. Pero la realidad es una muy diferente.

te-10

 

Me encontré en un país donde el té está en segundo lugar, por debajo del café (por extraño que esto parezca); y aunque sí encuentras mucho té, las maneras en que lo viven son a través de la comida y de los tés embotellados, lo cual me dejó un poco triste. Hoy en día corremos todo el tiempo, y la población allá prefiere comprar té de una máquina que tomarse 5 minutos para tomar algo de mucha más calidad.

Hace unos años, aunque no me encantaba el té, si recuerdo que en todos lados te lo daban al llegar, sin preguntarte; ahora llegas y en muchos, el té es una opción que puede venir en bolsita, e incluso puede que no sea verde sino una tisana, (me llegó a tocar té Lipton).

imag1173

Tampoco quier decir que no probé cosas interesantes o  que no me dejaron pensando un buen rato, pero el error fue llevarme por la apariencia de lo que se llega a leer, y esto me sirvió mucho para abrirme los ojos y entender que nuestra tarea es mucho mayor. El té se vive muy diferente en todos los países, y esto es fantástico, pero las tradiciones mutan constantemente y siempre es bueno entender hacia adonde queremos llevarlas y las consecuencias de esto.

te-17

Té en Japón

Echando a perder se aprende

img_0723

La experiencia nos da aprendizaje, que a su vez nos da buenas y malas lecciones de la vida. Una de ellas es cuando sobre extraemos el té por descuido o por creernos grandes conocedores, echamos a perder lo que pudo haber sido un muy rico té.

Este error puede suceder con frecuencia si no leemos los ingredientes del té. Comercialmente, hay varias marcar que definen sus tés como tisanas de manera subliminal, poniendo frutas en las cajas y d scribiéndolo con nombres sugerentes como “pasión del trópico” o “dulzura de moras”, y con este sutil engaño, pensamos que todo será amor, hasta el momento que llega a tu boca y un sabor amargo y horrendos llega a ti.

Puede también ocurrir que al ser de bolsita, cometamos el error de dejarlas más tiempo del debido, pensando que al ser de menor calidad va a necesitar más tiempo, lo cual no siempre es así.

En mi experiencia, prefiero extraer poco y que no me sepa a nada, a sobre extraer y darme cuenta que lo tengo que tirar, porque este licor ya no tiene arreglo, ni mezclándolo con té más diluido ni agregando agua simple. Simplemente, su destino son las cañerías.

Así que, ahora más que nunca, cuando tengo un nuevo té, prefiero dedicarle algo de tiempo a entenderlo. Y como payasada adicional, si pido un té, siempre pido que la bolsita venga aparte para poder controlarlo.

Echando a perder se aprende

No juzguen a un libro por su portada

curso-05

O lo que es lo mismo, no juzguen un té por como luce. Y esto viene porque a lo largo de todo este tiempo que hemos estado con el blog, hemos tenido algunos comentarios constantes que son difíciles de contestar, y son cuando nos preguntan ¿Qué tipo de té es? acompañado por una foto.

Y no es que no queramos contestar sus preguntas, porque nos encanta interactuar con otros amantes del té, pero es que un té no solo se ve.

Parte de la magia del té es que no deja de sorprendernos. Cuantas veces no hemos estado ante un té que parece verde y resulta que es Oolong, o algún pu-erh que parece verde. Hay muchos ejemplos de esto, pero mi punto es que, si bien el aspecto de un té nos puede ayudar a deducir que es, la mejor herramienta que tenemos es nuestro olfato y nuestro gusto, he incluso estos nos pueden fallar.

Recuerdo que en mi examen final de sommelier, nos dieron a degustar un té que lucia blanco y sabia como blanco, pero era Oolong de Nepal. Vaya sorpresa y delicia que tuvimos ese día.

Así que, más que preguntarse que té es, yo los invito a experimentarlos y dejarse llevar por este viaje que les ofrece.

No juzguen a un libro por su portada