Kumiko tea house

iceland-143

Islandia es un pais con paisajes hermosos y gran calma, y viajar por sus tierras te da muchas lecciones, tanto buenas como malas. Es un pais poco poblado y lleno de tierras solitarias, un lugar donde el costo de vida es muy caro, y más el costo de todos los productos. La sencilla razón a esto es que todo lo tienen que importar, debido a sus ciclos de luz y obscuridad tan extremos, y esto lleva a que la gente también sea un poco rara.

El servicio y la gente es fria y respetuosa, y me encontré desconsertada muchas veces al entrar a los restaurantes y esperar mucho tiempo a un mesero que no llegaba, porque eres tú el que se tiene que acercar a pedir lo que deseas. No es una regla, pero me tocó muy frecuentemente. Uno de estos lugares fue esta casa de té que se llama Kumiko. Un lugar con decoraciòn interesante, al estilo ánime y pastelería muy bonita.

Este es, podría decir, la única casa de té que encontré, y tienes que caminar una distancia considerable para llegar aquí, dependiendo donde te hospedes. Tienen una variedad considerable de tés verdes japoneses, algunas tisanas y una cosita perdida por ahí, que se podría considerar especialidad de la región, cosa que tenía que probar, a diferencia de sus postres que se veían demasiado dulces para mi gusto.

Elegí un té que sabe a, curioso si les digo, neblina, y musgo, pero un poco dulce. Era una sensación agradable y reconfortante para esos momentos de mucho frìo y viento, y el lugar te invita a pasar un buen rato ahí. Algo que puede ir súper bien si vas acompañado, es su servicio especial de la hora del tè, con pequeños bocadillos muy ingléses.

Yo podría decir que , para ser el casí el único lugar especializado en té, está bien. Sin embargo, creo que la especialidad de este lugar es la reposterìa, con cositas que cualquier niño morirìa de probar.

Un detalle agradable es como te sirven el té, que es en un bowl tìpico para hacer matcha y te dan una galleta que combina bien con el té, porque no es demasiado dulce. Mi té se sentía fresco y bueno para la digestión. Me hubiera gustado probar un gyokuro, pero el tiempo se me acababa.

Es una buena opción si visitan este país y si van con niños, este lugar debe ser una locura, ya que si tienen suerte, puedan estar en el momento en que estén trabajando en la decoraciòn de algún pastel, y pueden ver todo el proceso.

iceland-144

Advertisements
Kumiko tea house