Los secretos de guardar el té

guardar

Cuando algo nos gusta mucho, generalmente, lo guardamos y atesoramos. Con los tés es frecuente que tengamos nuestra reserva de joyas personales en la categoría de “té para ocasión especial”. Pero la realidad del té es que no todo está hecho para guardarse; es poco el que sí tiene esta finalidad. Si a eso le sumamos que tenemos nuestros tés en malas condiciones de guarda, su vida es aun más corta.

Lo que le pasa al té con el tiempo es que va perdiendo cualidades y propiedades, esto puede suceder a diferente ritmo dependiendo de su guarda. Así que para que el té nos dure más tiempo de la mejor manera posible estas son los tres puntos básicos que debemos evitar:

  • Evitar dejarlo en lugares húmedos.
  • Evitar dejarlo en contenedores donde entre la luz.
  • Evitar dejarlo en lugares con aromas fuertes.

Para estar al pendientes de qué es lo que nos debemos tomar primero y qué es lo que nos puede aguantar más tiempo tenemos que considerar:

  • El té de hoja más pequeña o más quebrada tiene menos vida.
  • Los tés menos oxidados (blanco, amarillo, verde y oolong de baja oxidación) se degradan más rápido.

Para poder apreciar lo mejor del té deberíamos tomarlo dentro del primer año y medio despúes de su cosecha (algo complicado para nosotros en México debido a problemas en las cadenas de distribución; tema que dejaremos para otro post). En general, los tés verdes y blancos es recomendable tomarlos dentro los primeros 4 o 5 meses; los oolong poco oxidados y Darjeeling (tés negros “delicados”) dentro de los primeros 6 o 7 meses; los tés negros completamente oxidados dentro del primer año; los puerh, los oolong más oxidados y los tés ahumados son los mejores candidatos para guardar ya que suelen evolucionar con el tiempo. Que esto no los espante, si a ustedes les gusta el té que tiene, siganlo tomando. Pero si pueden darle una mejor guarda, con el tiempo, el té en cada taza se los agradecerá.

Si ya estamos muy clavados en esto del té y queremos empezar a hacer nuestra cava, también deben que considerar lo siguiente:

  • El té se almacena mejor en grandes cantidades.
  • El té se almacena mejor si no está en contacto con el aire.
  • El té se almacena mejor en temperaturas frescas (o en algunos casos, frias)

Tomando en cuenta estos tres puntos, ustedes podrían comprar unos cuantos kilogramos de un preciado gyokuro 2015 de primavera en pequeños paquetes de 500 gramos, en una bolsa al vacio o  y meterlo al refrigerador (nota: eviten meter al refrigerador el té si no lo tiene al vacio) que solo sea para su té.

Como en todo en la vida existen excepciones, en este caso el puerh es LA excepcion. Al puerh, ya sea sheng o shou, no le cae nada mal algo de aire, humedad y temperatura. Recuerden que este tipo de té tiene bichos que han trabajado al té y pueden seguirlo trabajando para darle más y mejores cualidades

El té blanco también es una excepción. Algunos dirán que es para guardarse otros no, todo depende de la fuente. Yo creo que hay que experientar.Por sentido común podríamos guardar té blanco que esté hecho con puros brotes y aplicar las reglas generales de guarda. Es cuestión de experimentar y darse el tiepo para ver que pasa.

Comentarios finales

Hay cero cultura en la guarda del té en México, aun así no teman en preguntar el año y mes de cosecha de sus tés favoritos en su tienda de preferencia. SIEMPRE pregunte de la manera más cordial y atenta, NO lo hagan por darse el taco de conocedores, haganlo por el gusto de tener en las mejores condiciones el té que adoran.

Advertisements
Los secretos de guardar el té

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s