¿Cómo hacer té frío?

tehelado-03

Para los que no nos gusta tomar agua natura el té es una buena opción, pero a veces no se antoja tomar una taza caliente de té, aquí es donde tener un poco de té frío siempre es muy útil. Hacerlo es bastante fácil. Según nosotros, existen tres metodologías básicas para hacerlo:

Metodología A.

  1. Preparar una buena taza de té caliente.
  2. Saturar de hielo la taza en la que vertiremos el té caliente.
  3. Colar el té caliente sobre la taza con hielo.
  4. Revolver y disfrutar.

Detalles a considerar.

¿Cuánto se va a diluir el té que hagamos? Más o menos debemos de pensar que si saturamos la taza o vaso con hielo (cubos chicos), la cantidad de hielo es aproximadamente la mitad del volumen de la taza una vez que se derrite. Por lo tanto, para no fallar, podemos asumir que necesitamos hacer una taza al menos 50% más concentrada (si usan 5 gramos por taza, pongan 7.5 gramos)

Ventajas y desventajas.

Está metodología es una forma bastante rápida de tener un té frío, de hecho, creo, es la mejor forma de hacerlo si uno tiene un lugar de té. La desventaja está en que se puede generar una bebida algo turbia por el choque de temperaturas y, ese mismo choque puede generar que ciertas sustancias de sabor amargo se acentuen.

Metodología B.

  1. Medir la cantidad de té para el volúmen de agua deseado.
  2. Medir el agua (temperatura ambiente).
  3. Agregar el agua al té.
  4. Dejar a temperatura ambiente y esperar entre 3 horas y 8 horas.
  5. Colar el té.
  6. Vertir en un vaso o taza y disfrutar

Detalles a considerar.

Cantidad de té y tiempo. Ambos factores dependen mucho del gusto personal y el tipo de té que usemos. Los tés negros en general aguantan las 8 horas sin problema (a veces más), pero los verdes después de 5 horas pueden empezar a amargar un poco. Nuestra recomendación: hagan pruebas y usen sus sentidos para determinar cómo les gusta el té.

Ventajas y desventajas.

La extracción con este método es más sutil que el método A y tiende a sacar los sabores más dulces pero aun así el té puede amargar un poco y perder las cualidades que deseamos. Una desventaja muy clara es el tiempo que se requiere: podemos tener buena extracción pero tenemos que planearla con anticipación.

Metodología C.

  1. Medir la cantidad de té para el volúmen de agua deseado.
  2. Medir el agua (temperatura ambiente).
  3. Agregar el agua al té.
  4. Meter al refrigerador.
  5. Esperar entre 8 horas y 24 horas.
  6. Colar el té.
  7. Vertir en un vaso o taza y disfrutar

Detalles a considerar.

Aquí los detalles son muy similares a la metodolgía B: cantidad de té y tiempo. Aquí sí recomendamos poner el doble de té de lo que estan acostumbrados ya que la extracción es mucho más lenta que en el método anterior, también, porque el té está más frío y los sabores se detectan menos.

Ventajas y desventajas.

Aquí la mayor desventaja es el tiempo, pero creo que esta es la mejor forma de hacer un té delicado en maceración fría.

Comentarios finales

Yo soy muy fan de hacer el té con la metodología B y C, la A es muy raro que la utilice para consumo personal (para este post lo hice unas 6 veces) . La metodología B suelo usarla para tés que tienen sabores más robustos y la C para tés que tiene sabores más delicados. En un futuro haré un post mucho más detallado sobre el tiempo, cantidad de té y perfil de sabores. Por ahora solo quiero dejarles los datos generales para que ustedes experimenten a gusto y nos compartan sus resultados.

Advertisements
¿Cómo hacer té frío?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s